Este fin de semana volvimos a impartir un curso de fotografía en Santa Cruz de Tenerife. Solo para seis personas. Nuestra idea siempre ha sido crear una gran experiencia para un grupo reducido de personas que desean aprender y practicar mucho. Cuando trabajas con grupos reducidos todos se sienten parte importante, puedes resolver sus dudas y dar un servicio personalizado.

– «Conciso, práctico, entretenido y muy útil. El tiempo se me pasó volando y ¡me fui con ganas de seguir practicando!» – Argenis

Lo primero que hacemos antes de si quiera comenzar con la parte teórica del curso es desayunar todos juntos y charlar de forma distendida. Es importante que los asistentes se relajen y adquieran confianza para que más tarde no sientan vergüenza al preguntar sus dudas. En esta ocasión encargamos el desayuno a Sana Healthy Food (Méndez Núñez 36) que nos preparó una deliciosa bandeja de panecillos de centeno rellenos, croissant de espelta con chocolate y muffins de arándanos y almendras. También compramos galletas a Free Heart (Luis Vives 12) simplemente las mejores galletas que tu dinero puede comprar en Tenerife.

– «Una experiencia  enriquecedora como pocas, para seguir creciendo al conocer de primera mano como trabaja, en una sesion de lifestyle, uno de los mejores profesionales de la isla. Todo un lujo por un precio muy asequible» – Esther

Durante toda la mañana vimos la parte teórica del taller, a las 14.00 hicimos un receso para almorzar y comenzamos con la parte práctica a las 16.00. Para la primera de las dos sesiones de fotos que tenía preparadas tuve la inmensa fortuna de poder contar con Ayoze Noda, coreógrafo y bailarín profesional que ha trabajado y vivido en Madrid, Los Ángeles y Shanghái. Siempre es un placer contar con personas con tantísimo talento.

– «Completa jornada teórico/práctica en un ambiente cálido y con un trato de lujo. ¡Afortunada de aprender de un gran profesional! Por fin dejo atrás el modo AUTO» – Marta

De cara a la segunda parte de la práctica contamos con Ylenia Martín, una joven modelo con unas facciones preciosas. Fue realmente fácil trabajar con ella porque hace su parte de forma magistral. Aunque las sesiones de fotos se hicieron con el único propósito de enseñar a los asistentes al curso nuestro método de trabajo, nos gustaría compartir con vosotros algunas de las fotografías que hicimos.
















Todas las imágenes hechas con Fujifilm XT2, 23mm f/1.4 y 56mm f/1.2. Iluminación natural y reflector blanco plata de Profoto, edición en Adobe Lightroom y Photoshop CC 2017.

¿Te gustaría apuntarte al próximo taller? Síguenos en Facebook e Instagram para estar informado/a.

Cuando era pequeño, recuerdo visitar el parque García Sanabria para ver a los pavos reales y los patos. Aquel lugar, me parecía entonces y me sigue pareciendo ahora, mágico. Donde antes habían patos, está situado el Strasse Park, una preciosa cafetería, terraza y restaurante donde desayunar, almorzar, cenar o simplemente tomar un café o una copa.

Hay lugares que deseas que perduren durante años, en mi caso, el Strasse Park es uno de ellos.

Es cierto que no es el bar más económico de Santa Cruz, pero tampoco tiene precios de Starbucks, y ya quisiera la franquicia americana tener una de sus cafeterías en un entorno tan especial y único como este.

Hace poco más de un mes, coincidí con el propietario de Strasse Park en un Networking. Hablando de todo un poco, me comentó que estaban a punto de estrenar un nuevo concepto gastronómico. Cocina de mercado, con productos de gran calidad, de origen local pero con un enfoque global. Al frente de los fogones, el chef Javier Gutiérrez con una gran formación (Martín Berasategui) y experiencia (Alberto Chicote, Ritz Carlton, El Abrazo de Vergara, Deboca) es sin duda una gran apuesta para este proyecto.

En las fotografías por orden de aparición
Tiradito de lomo alto madurado con mayonesa de trufa, queso de Arico y mermelada de higo. 
Ceviche de langostinos con leche de coco y helado de mango
Tartar de atún rojo con guacamole

La vajilla del primer plato ha sido creada por el artesano Gonzalo Martín. Su trabajo es simplemente increíble.





























Si te gusta lo que hacemos puedes seguirnos en nuestro Instagram o Facebook. Si quieres que tu restaurante aparezca en nuestro blog escríbenos a hola@estudiolumina.com.

El Gastrobar Oasis de Los Gigantes ha confiado en nuestro estudio de fotografía gastronómica para realizar las fotografías de su carta. Hemos probado algunos platos y estamos enamorados de esta propuesta gastronómica. Cada plato es elaborado 100% por el gastrobar, incluyendo el pan de las hamburguesas o los postres. Una comida aparentemente sencilla pero tremendamente deliciosa. Para realizar esta sesión de fotos hemos utilizado una iluminación mixta como hacemos en el 90% de nuestras fotografías de comida.

Como fotógrafo profesional, la gestión de color no es una opción, es una obligación. Por esa razón disponer de las herramientas adecuadas para tener como referencia es una necesidad básica. Lo mínimo sería tener una carta de gris 18% para tener un buen balance de blancos, sin embargo hoy en día podemos comprar por menos de cien de euros una tarjeta mucho más completa.

 

La X-Rite es una marca que se especializa en este tipo de productos. La famosa Colorchecker Passport es una tarjeta que incluye una carta de gris y una paleta de colores para tener como referencia.

Trabajando con una Colorchecker Passport

La Colorchecker es una tarjeta de tamaño reducido, perfecta para tener siempre en nuestra bolsa. Viene con una correa para colgar en el cuello y así poder llevarla siempre encima pero personalmente jamás la uso. Viene con un software que posteriormente en tu programa de edición creará un perfil para reproducir los colores de forma realista.

En algunos encargos como moda, producto o reproducción de arte es fundamental que los colores sean exactos a la realidad, al fin y al cabo se te paga para ello. Sin embargo realizando reportajes de retratos o reportajes de eventos tu creatividad toma el mando y eres tu quien decides que “look” tendrán las imágenes. De esa forma podrás darle tu toque personal con tonalidades y saturaciones diferentes a cada color.

Los pasos para utilizarla son los siguientes:

En primer lugar debes ajustar la iluminación y decidir que lente, diafragma, velocidad e ISO usarás. Una vez que todos estos parámetros estén ajustados y justo antes de comenzar a disparar fotografías, deberías colocar la colorchecker delante de tu sujeto o donde este va a estar colocado. Haces una fotografía en Raw y la guardas en la tarjeta. Más tarde, ya en el proceso de edición, creas un perfil de color utilizando la fotografía de referencia que has tomado y automáticamente podrás comenzar a trabajar con colores realistas.

Necesitarás un perfil de color nuevo si cambias de lente, de localización o de iluminación. También te recomiendo hacerlo si estás trabajando en exteriores y pasa mucho tiempo ya que pese a que no lo percibas a simple vista la luz habrá cambiado.

Como os decía no es completamente necesario que la uséis en todas vuestras sesiones de fotos pero si estáis realizando fotografías para reproducir la realidad de la forma más fiel posible, es indispensable que uséis un gadget como este u otro similar. En las siguientes fotografías solo hemos usado la colorchecker passport para medir el balance de blancos.

Modelo: Mercedes

Peinado: Alfredo Luis Aguirre