Ayer 12 de Mayo se celebró en la tienda Percy, Tenerife, el primer workshop de iluminación creado para aprender a dominar el Profoto A1 en diferentes situaciones.

Creamos este evento junto con la colaboración de Profoto España e Innovafoto, importador oficial de la marca en nuestro país.

La idea de crear este taller surgió en Valencia, en una reunión con los máximos dirigentes de la marca en nuestro país. Siempre he defendido que el Profoto A1 es una herramienta muy potente y versátil en las manos adecuadas. Obviamente hay que tener ciertos conocimientos de iluminación fotográfica para sacarle partido, no obstante teniendo en cuenta que el Profoto A1 – cuando lo usas con el Air Remote – cuenta con TTL, es realmente sencillo de usar.

En esta ocasión llenamos el cupo del taller – 20 plazas – en menos de 24 horas. La respuesta por parte de los fotógrafos y fotógrafas en Tenerife fue abrumadora. Mañana haremos el mismo taller en Duke fotografía, Gran Canaria. Como el número de asistentes es tan grande hemos tenido que dividir el taller en dos sesiones; mañana y tarde.

Es muy posible que planifiquemos hacer este taller en alguna otra isla de Canarias o en algún otro lugar del territorio español. ¿Te gustaría?

Cuento los días para que llegue el fin de semana e irme con mi chica de Brunch. Es algo que nos apasiona y no necesariamente por la comida. Lo que realmente nos gusta es la experiencia. Nos encanta disfrutar de nuestro tiempo libre, charlar, tomar buen café, unas tostadas con aguacate, chía, un huevo cremoso…
Por eso, si sigues a Yai en su Instagram podrás ver que hay muchísimas fotos de experiencias vividas.

Hace un par de semanas fuimos a una cafetería del sur de Tenerife cuyo brunch nos gustó bastante. Tenemos que decir que los precios son para turistas, no esperéis que además sea barato. Lo que si os podemos decir es que nos encantó el ambiente, la decoración y la propuesta gastronómica, que es sencilla, nada rebuscada, pero muy bien ejecutada.















El desayuno nos salió por unos 30 euros. Algo caro para ser un brunch, pero un precio normal si tenemos en cuenta que hablamos de un brunch en Las Américas. La mayoría de los sitios a los que hemos ido a tomar brunch nos han costado entre 8 y 15 euros por persona.

¿Tienes un brunch y te gustaría fotografiarlo?

Nos encantaría conocer tu propuesta y hacer un reportaje de lifestyle de tu brunch. En una sola sesión creamos entre 20 y 30 fotografías que podrás usar para la comunicación en redes sociales. Pídenos presupuesto sin compromiso escribiéndonos a hola@estudiolumina.com

¡Gracias por leer el post y comentarlo!

La Laguna Gran Hotel se puso en contacto con nosotros para crear unos retratos corporativos de la plantilla. Nos propusieron la idea de crear algo en blanco y negro, muy minimalista y cercano. Pensamos que sería genial eliminar el fondo para darle todo el protagonismo a la persona, sin distracciones.

Montamos nuestro esquema de iluminación en el Hotel utilizando una pared que quemamos con dos Profoto A1 – si, tienen suficiente potencia para quemar un fondo sin problemas y además la batería aguantó toda la sesión – e iluminamos a los sujetos con dos puntos de luz, un softbox 2×3′ encima de la cabeza y un softbox Octa 2′ que fuimos moviendo para ajustar la iluminación a cada sujeto. Además usamos un difusor de mano y un reflector blanco plata.

La edición de este tipo de retratos es realmente sencilla cuando la iluminación es muy buena. No nos llevó más de una jornada todo el proyecto.

Leer Más >>

Otro año más que termina, momento de prometer todo aquello que sabes que no cumplirás (si no lo sabes significa que eres demasiado jóven) y brindar por todos los buenos momentos que hemos vivido en este año y por los que vendrán en el futuro.

Cuando creé Estudio Lúmina buscaba crear una marca donde poder publicar toda la fotografía comercial que hacía. Tengo otro estudio de fotografía y no quería mezclar bajo una misma web varios tipos de fotografía. Así nació Estudio Lúmina hace aproximadamente tres años. En aquel momento los ingresos derivados de este tipo de fotografía eran escasos, sin embargo mis ganas de perseverar eran enormes.
Decidí entonces apostar por una fotografía técnica, cuidando la iluminación de cada toma hasta el más mínimo detalle. Aposté gran parte del capital de la empresa en renovar todo el equipo de iluminación. Más ligero, portátil, cómodo y versátil. Compré nuevos softbox, ventanas strip con sus rejillas para poder hacer producto, softbox rectangulares, octogonales, paraguas… Dediqué muchas horas a leer, a entender cómo se comportan los fotones al atravesar o rebotar en diferentes materiales, qué tipos de reflejos existen y como poder dominarlos. Termino 2017 con la sensación de estar en un punto de inflexión. Tengo la sensación de que en 2018 Estudio Lúmina va a despegar y alcanzar cotas nunca antes vistas.

Trabajar cada día en mejorar el producto y el servicio que ofrecemos a nuestros clientes es el único camino para conseguir estar en el éxito. Y digo estar porque el éxito no es algo que se alcance, que se coja con la mano y tengas derecho a quedarte, no es una posesión, es un estado. Solo quien es consciente de esto último sabe que debe trabajar cada día más duro para mantenerse en el éxito.

En 2018 nuestro canal de Youtube dará un salto de calidad, vamos a esforzarnos mucho en conseguir superar los 30.000 suscriptores. Actualmente tenemos 2.089 ¡imagina la hazaña!. Solo se me ocurre una forma de conseguirlo: ¡Trabajo, trabajo y más trabajo!.

Hemos cerrado varias colaboraciones de gran relevancia lo cual repercutirá directamente en la calidad de los videos. Nuestra idea es publicar al menos 40 videos en 2018. Os prometo que teniendo en cuenta el nivel de los vídeos que creamos y que no publicamos contenido anodino llegar a esos números es realmente difícil.

Si eres uno de nuestros suscriptores te agradezco muchísimo tu confianza. El simple gesto de seguirnos y abrir nuestros videos para echarle un vistazo nos ayuda muchísimo y nos da fuerza de cara a negociar con mejores empresas para crear mejor contenido. Si aun no nos sigues te animo a hacerlo, estoy seguro de que si amas la fotografía estos vídeos te gustarán.

¡Feliz año nuevo!

Pese a que pueda paracer sencilla, la fotografía gastronómica es uno de los campos más complejos de la fotografía de producto.
No, no todo es photoshop.

El proceso para crear las fotos de comida que ilustrarán una campaña comienza con una reunión con el cliente. La mayoría de las veces el cliente está muy interesado en conocer el precio de las fotografías. Rara vez pregunta por el proceso o el equipo humano que hará falta para crear las fotos. Sin embargo, nuestro trabajo como fotógrafos consiste en explicarle cómo se crean imágenes gastronómicas de alta calidad porque si no entiende el proceso, no entenderá de donde sale el precio que le pedimos por nuestro trabajo.

Todo comienza con el encargo. El cliente puede solicitar un número de fotografías específico para cubrir unas necesidades o dar datos ambiguos del tipo: “tenemos que hacer fotos de comida para que la gente sepa lo bien que se come aquí”. En ese caso, es importante que preguntes por el número de imágenes que tiene en mente. Puede que quiera fotografiar todos los platos de la carta o le baste con cuatro buenas imágenes. Si no sabemos a qué nos enfrentamos es imposible dar un presupuesto correcto.

Una vez tenemos claro cual es el encargo debemos de preguntarle por el concepto. Puede que quiera un acabado similar al de una gran compañía, algo realista y cercano que genere credibilidad o puede que ni siquiera se haya planteado lo que quiere. En ese caso, debemos recomendar a nuestro cliente que contrate a una persona que le ayude a definir la estrategia de comunicación de su empresa. Nosotros, en Estudio Lúmina contamos con ese perfil y damos ese servicio, analizando a la competencia, los objetivos de la compañía, el target y otras muchas variables.

Cuando sepamos qué es lo que quiere y cómo lo quiere haremos nuestra propuesta. El equipo lo compone un chef, un estilista culinario, un fotógrafo y un asistente digital. A veces también contamos con un productor y un ayudante de producción. Veamos cual es el trabajo de cada uno.

El trabajo del chef es elaborar el plato que se va a fotografiar. El estilista culinario es la persona que decora el plato y crea la composición perfecta para cada fotografía, su trabajo es crucial y sin esta figura las probabilidades de éxito disminuyen drásticamente. El fotógrafo se encarga de la iluminación y los aspectos técnicos de la toma, el asistente digital es quien cuida que la fase de captura conectada al equipo funcione correctamente, selecciona las mejores tomas y realiza unas primeras correcciones en vivo para trasladarle al fotógrafo el feedback necesario de cara a perfeccionar la imagen. El productor se ocupa de preparar toda la producción, es el nexo entre equipo y cliente, da soporte en cada fase de la sesión de fotos y se encarga de los contratos, desplazamientos, catering y otros muchos asuntos que suelen hacer falta, normalmente lleva un asistente para poder ser más eficiente.

Ahora que conocemos cual es el trabajo de cada perfil espero que se entienda que hacer fotografía gastronómica no es ni mucho menos sencillo, ni barato. Al fin y al cabo el impacto que tiene una buena campaña en ventas es enorme. De ahí que la mayoría de buenas empresas se peleen por conseguir hueco en las apretadas agendas de los mejores estudios de fotografía de alimentación del mundo. No obstante, en canarias todavía no hay cultura y el empresario sigue haciendo fotos con el móvil.

¡Luego nos quejaremos de McDonals!