Iluminación en exteriores paso a paso

Desde que comencé a escribir en este blog sobre iluminación, la tecnología ha avanzado muchísimo. En un sector completamente enfocado a los fotógrafos profesionales, la llegada del sistema OCF de Profoto ha permitido que multitud de aficionados y entusiastas se hayan animado a comprar su primer equipo de iluminación. Quizá por la esperanza de dar un salto de calidad en sus imágenes o simplemente para paliar la necesidad de tener un juguete nuevo del que hablar con otros colegas de aventuras, lo cierto es que cada vez más aficionados cuentan con un equipo de iluminación autónomo, es decir, un foco con capacidad para usarse sin estar conectado a la corriente alterna. El problema es que apenas existe una oferta de formación que ayude a estas personas a sacarle partido a sus equipos. La mayor parte de estas personas necesitan consejos prácticos, sencillos de aplicar y de recordar. Esa es la razón que me anima a seguir invirtiendo mi tiempo y esfuerzo en mantener este tipo de entradas en el blog.

En esta ocasión la sesión de fotos fue creada con el único propósito de publicarla en este post y explicar paso a paso como y por que tomamos cada una de las decisiones que tomamos. Si tienes prisa será mejor que veas las fotos y dejes el texto para otro momento, me temo que esta vez el artículo será un poco más largo de lo normal. ¡Vamos allá!

Para crear la primera de nuestras fotografías elegimos un fondo de piedra de color oscura, colocamos a la chica varios metros por delante hasta que la luz natural creara una preciosa silueta en todo su cuerpo y su pelo. Ajustamos la cámara con los siguientes valores: ISO 100, 1/250, f/5. Una vez había calculado la exposición global de la escena, era el momento de introducir la luz artificial. Por si eres nuevo en el blog, llevo tiempo trabajando con el Profoto B2, para mi el mejor aparato que ha inventado esta marca, es pequeño ligero y lo puedo llevar siempre conmigo en la maleta porque apenas pesa. Para esta imagen he usado el beauty dish plegable con interior plata con su difusor. Pero ¡Ojo! he quitado de la parte interna la placa de plástico que lo convierte en un beauty dish para conseguir el efecto que me daría un Octa de 2′. Hicimos unos cuantos disparos de prueba y en el momento en que la modelo elevó la cabeza supe que esa sería la imagen buena. Recuerda: si no quieres fallar dile a tu modelo que mire al foco. Esta técnica era muy habitual en los estudios de fotografía de los años 50, 60 y 70 de ahí que hayas visto muchas fotos antiguas de familiares sin mirar a la cámara, mirando al foco.

Estas dos imágenes están tomadas de una forma muy similar. Hemos colocado el foco encima de la cámara y un poco a la derecha de la misma. La luz, colocada en esta posición, consigue proporcionarnos una textura fantástica en la piel a la vez que perfila los pómulos de la modelo.

En las siguientes imágenes trabajamos a contraluz, es decir, la luz del sol impacta en la parte no visible por nuestra cámara de la persona que estamos retratando. Sin embargo, aunque no veamos la parte iluminada, si podemos apreciar como la luz crea una preciosa silueta que aporta volumen y separa del fondo a nuestra modelo. El problema de estas fotografías es que si exponemos para conservar detalle en esa parte iluminada por el sol y en el fondo de la escena, la parte delantera queda subexpuesta, es decir oscura. Para solucionar este reto técnico puedes usar un reflector o puedes optar por usar un foco / flash y controlar la cantidad de luz que llega a tu modelo.

Muchos compañeros ven la luz artificial como una complicación innecesaria, ¡ni mucho menos! la luz artificial te proporciona libertad para crear, te da la posibilidad de controlar la escena en mayor medida. Estas imágenes fueron tomadas con los siguientes ajustes: ISO 100, 1/250, f/5.6 con la lente 56mm f/1.2 de Fujifilm y una Fujifilm XT2.

El sol de Canarias es duro, si vives aquí o has estado de vacaciones sabes de lo que hablo. Para crear esta fotografía colocamos a nuestra modelo delante de una pared que ha sufrido algunos desperfectos por las inclemencias del clima y el paso del tiempo, el sol llegaba a ella con mucha potencia, en este caso usamos luz artificial para rellenar, es decir, para disminuir el contraste de la escena. Si queríamos que el resultado fuera natural debíamos colocar nuestro punto de luz a bastante altura, inclinarlo hacia abajo en el ángulo correcto y dar la potencia justa.

Lo que soporta nuestro Profoto B2 en la foto es un pie de flash de tijera (Boom light stand en inglés). Con un contrapeso te permite colocar tu punto de luz justo donde lo necesitas pero sin que te moleste para tomar fotografías.

Los ajustes de la cámara para conseguir esta fotografía fueron lo siguientes: ISO 100, 1/200, f/11. Se que muchos creéis que el Profoto B2 no es suficiente para vuestras fotos. Supongo que siempre disparáis a f/16 y f/22. ¿No? Entonces seguramente si es suficiente para vosotros.

¿Te has quedado con ganas de más? Dentro de muy pocos días publicaremos en nuestro Fan Page de Facebook la fecha y el programa de nuestro próximo taller. Esta vez tratará sobre iluminación para retrato y lifestyle en exteriores, os explicaremos de la forma más divertida y práctica posible cómo enfrentarte al reto que supone dominar la luz fotográfica en exteriores, pasaremos un día genial y como siempre iremos a comer a un gran sitio.

Ha sido genial poder contar con Mercedes como modelo y Carlos como ayudante.

  • Carlos Corona - Muy Interesante, bien explicado y fotos muy bonitas. esperando el curso y gracias por compartirReplyCancel

  • Luis prada - Excelente aporte, espero en un tiempo no muy lejano de comprar esas luces profoto un gran abrazo desde venezuela.ReplyCancel

Su emailnunca será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

*

*