Bendita Dolores

Conocí a Pablo Gaspar hace años en otro proyecto en el que trabajamos juntos. Ya entonces me pareció un chef de los que sienten pasión por lo que hacen. Nuestros caminos se han vuelto a cruzar, en esta ocasión en Bendita Dolores, si hubiera sido en época estival en Bendita Carmen, ya que el restaurante cambia de nombre y concepto en función de la época del año en que lo visites.

Bendita Dolores está en el centro de Santa Cruz, a pocos metros de la calle del Castillo. Tiene dos plantas: la primera, a pie de calle, es extremadamente luminosa y amplia, la segunda es una azotea completamente abierta donde podrás disfrutar de una posición privilegiada para almorzar, cenar o tomar una copa. El pavimento es precioso y el mobiliario muy agradable. Los cuadros, creados por el propio equipo de Bendita Dolores, recuerdan a el Gyotaku (gyo “pez” y taku “frotar”), una técnica tradicional japonesa de mediados de 1800 donde los pescadores, al volver a puerto, seleccionaban algunas piezas de las que habían pescado para empaparlas en tinta y crear sus propios carteles con los que posterior promocionar la venta de los ejemplares.

La carta de Bendita Dolores es variada con ensaladas, revueltos y diferentes tipos de carnes que preparan con mucho cariño y calor a la brasa. Para terminar puedes disfrutar de varios postres, os recomendamos la especialidad de la casa: el polvito uruguayo.























En las fotos:

  • Ensalada de roast beef con queso ahumado de Fuerteventura y vinagreta de miel y mostaza
  • Tuétano a la brasa
  • Tortilla de bacalao al estilo sidrería insuflada con espuma de papa
  • Tomahawk de cerdo con chimichurri tradicional
  • Batata asada al carbón con alioli

Bendita Dolores

Calle Pi y Margall, 9
Reservas 822 17 90 16
Facebook | Instagram

Su emailnunca será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

*

*