Fotografía de producto con dos luces



Como fotógrafo de productos adapto mi estilo a las necesidades del cliente. En algunas ocasiones trabajamos en clave baja, otras veces en clave alta y a veces, solo a veces, creamos fotografía de stock. Hoy he estado haciendo la fotografía conceptual que acompaña a este texto y he tardado en torno a 5 minutos en crearla y editarla.

Cuando eres fotógrafo especializado en productos debes tener muy claro lo que quieres conseguir en cada momento. No hay lugar para la improvisación. No es productivo ir improvisando. Es mejor dedicar tiempo a planificar qué es lo que buscas y cómo conseguirlo para a continuación ponerte manos a la obra y trabajar de la forma más rápida y eficaz posible. Al fin y al cabo, el tiempo es dinero. Por esa razón prefiero trabajar con equipos de máxima calidad, que me aseguran la misma cantidad de luz y temperatura de color en cada disparo. En mi caso, trabajo con Profoto. Una marca que me ofrece más de 150 modificadores de luz diferentes, uno para cada ocasión. Mi vendedor de confianza se llama Ary, vive en Gran Canaria y es la persona que mejor entiende mis necesidades con respecto a la iluminación, aconsejandome en cada momento que lo necesito sobre las diferencias entre una configuración y otra. Sin ir más lejos, esta fotografía la he podido hacer gracias a una de mis últimas compras donde adquirí varias ventanas 1×3 strip.

Ventanas Strip, ¿qué son y para qué se usan?

Un softbox o ventana de luz es una caja compuesta por una tela con varillas y difusores que se ancla a un anillo especial que a su vez se coloca delante de la bombilla de tu foco. Los softbox se compran en diferentes tamaños y formas, los hay cuadrados, rectangulares y octogonales. Una ventana strip, es un softbox muy estrecho pero muy largo. Nos dará una luz homogénea y suave en una región específica en función del tamaño que tenga. Yo compré la versión 1×3 pies, que vienen a ser aproximadamente unos 30x90cm, porque me gusta comprar equipo ligero que pueda llevar a los restaurantes para los que trabajo. Comprar las ventanas strip de mayor tamaño hubiera supuesto poder usarlas solamente en el estudio. Sin embargo, si vuestra intención es no sacarlas del mismo, os recomiendo que compréis las más grandes de todas: Profoto Softbox strip 1×6. Tiene que ser una gozada contar con una luz que mide 30×180 cm. Muchos retratistas utilizan las ventanas strip para conseguir un reflejo diferente en los ojos de la persona retratada como hicimos nosotros en este post. También se utilizan para crear la silueta de tu modelo pero controlando la dispersión de la luz como hicimos con Mono en este otro post o para realizar fotografía de productos como hemos hecho hoy.

Creando nuestra imagen

Para crear esta imagen hemos utilizado dos ventanas: 1×3 y 2×3 y un reflector cuadrado (cuando digo reflector quiero decir trozo de cartón pluma) de 20x30cm de color blanco que hemos comprado en una papelería.

Cuando fotografías cristal has de saber que se reflejarán todas las fuentes de luz que uses, por esa razón lo ideal es que ese “inconveniente” juegue a tu favor y puedas crear bonitos reflejos. Pero no solo basta con tener reflejos bonitos, también tendrás que iluminar tu producto, darle volumen, conseguir una bonita textura y trabajar sobre un fondo determinado. En este caso hemos decidido que el fondo fuera de color negro, el esquema de luz está compuesto por dos luces y un reflector blanco.

Trabajando con Fujifilm XT2

Creo que lo he comentado en otra ocasión pero aprovecho para romper una lanza en favor de mi nuevo sistema. Es tremendamente cómodo trabajar con la Fujifilm XT2 en estudio. Para poder trabajar en estas condiciones debes desactivar la opción de previsualización de balance de blancos y exposición en pantalla, de lo contrario, trabajando en estudio con una configuración tipo ISO 200 f/8 s. 1/125 no verás absolutamente nada. Incluso teniendo encendidas las luces de modelado.

Los archivos que consigo con el sensor de 24 millones de píxeles de la Fujifilm XT2 me tienen alucinado. El nivel de detalle es altísimo. Mención aparte merece el increíble Fujinon 90mm f/2, equivalente a un 135mm en paso universal. Esta lente tiene la capacidad de enfocar a tan solo 60 cm del sujeto ¡qué locura!. Esto me permite tener una magnificación de x0.3 más que suficiente para cubrir todas mis necesidades tanto en fotografía gastronómica como fotografía de producto.

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirnos en Facebook e Instagram y dejarnos tu comentario. En breves daremos dos nuevos cursos de iluminación en Tenerife y ya estamos preparando uno en Gran Canaria.

 

Su emailnunca será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

*

*